La esclavitud efectiva. Parte 5.


“El siglo XX acelera el motor. Las más breves condensaciones. Resúmenes. Todo se reduce a una anécdota, al final brusco. Los clásicos reducidos a una emisión radiofónica de quince minutos. Después, vueltos a reducir para llenar una lectura de dos minutos. Por fin, convertidos en diez o doce líneas en un diccionario”.
Ray Bradbury

PARTE 5: NUNCA DEJES DE APRENDER

Las tecnologías digitales van adquiriendo mayor importancia. Cada vez es más difícil encontrar literatura buena. Internet está lleno de cursos: elija que quiere, pero alguien que cree ingenuamente que pagará unos billetes con el retrato de Benjamin Franklin (billetes de 100$) y se volverá más sabio de inmediato, está terriblemente equivocado. No importa a cuántos cursos asiste, no importa cuánto dinero pague, sin un trabajo duro, todo esto es vacío, inútil, polvo, todo eso significa tirar el dinero y tiempo.

En cierto momento, la puerta se abrió y la secretaria salió prolijamente vestida, sujetaba dos tazas de café. Donna seguía hablando.

– Jess, con el fin de ayudar a los jóvenes a tener éxito en su Start-up concedemos becas, pero tienes que aumentar nuestro interés en tu proyecto. Cuéntame tu historia, ¿cómo comenzó todo? ¿cómo comenzó tu camino? – dijo Donna. Y empecé a relatarle la historia de mi vida.

Desde pequeña me dije que sería traductora. Me fascinaba la gente que sabía muchos idiomas. Mi primer encuentro con el inglés comenzó con odio más que con amor. Sólo imagínese: tiene 30 personas en su clase, en la clase paralela hay 32 más y un pobre profesor que corre de clase en clase cada 15 minutos. Aquí la frase ‘trata de explicar algo’ está fuera de lugar y no tiene ningún sentido. Así ha sido del primer al tercer grado de primaria.

Luego mi familia se mudó, cuando cursaba el cuarto grado fui a un gimnasio lingüístico: ¡Hola Inglés! Hasta el séptimo grado lo odié, el inglés fue un infierno para mi. Pero, como dicen, del amor al odio, hay un paso. Esta frase funcionó para mí en la dirección opuesta. Yo sentí un poco de curiosidad. Una vez, en vacaciones de verano decidí revisar mi nuevo libro de inglés y me quedé muy atraída a este.

Algo había cambiado dentro de mí, este idioma ya no me asustaba, eso fue suficiente para leer un texto con atención y toda la información ya estaba dentro de mi cabeza, casi no tuve necesidad de recordarla.

Luego vino la universidad lingüística y otro idioma: el español. Este nuevo idioma ganó mi corazón de inmediato: fue un amor instantáneo, a primera vista. El español, España, América Latina, sus tradiciones, historia y cultura me han robado el corazón, el que desde ahora estará siempre ocupado por la patria de Cervantes y Lorca.

Pero esto no me ha parecido suficiente, decidí realizar el examen de certificación en francés, que tiene una estructura muy similar al DELE español. Tres meses de trabajo diario duro con libros y libros. Imagínese: llega a casa del trabajo antes de las 10 u 11 de la noche, cenar caminando de un lugar a otro para ganar tiempo y después libros, textos, aprende, lee, traduce.

Esto continuó durante tres meses, todos los días incluso los fines de semana. ¿Sadismo? No, sólo una tenacidad increíble y un gran deseo de crecer y desarrollarse. Nuestra memoria funciona por asociaciones. Cuando no sólo leemos, sino que pasamos material a través de nosotros mismos, el cerebro procesa no sólo la cronología de los hechos, sino también nuestras sensaciones: el susurro de pasar las páginas, notas en los márgenes, marcas con un rotulador. Toda una serie de imágenes aparecen en nuestra cabeza y, por tanto, recordamos mucho mejor. Ahora soy un feliz titulado del DELF.

Cuando escucho la frase ‘Quiero aprender inglés para este verano, o cualquier otro idioma, tengo un mes, es suficiente, ¿no?’ sonrío ampliamente. ¿Aprender un idioma es fácil o difícil? ¡Es tremendamente difícil! Cuando empezamos a aprender un idioma es cuando nos damos cuenta de lo difícil y largo que es el camino por recorrer. ¿Quiere ver el resultado? Entonces hay que tener paciencia y concentrarse en el trabajo duro y diario. Esto aplica a todas las demás cosas.

Sí, existe la ‘suerte’, hay personas para quienes todo es ‘simple y fácil’, pero ninguno de ellos se convierte en un gran hombre. Un hombre puede, por ejemplo, pagar dinero por un artículo en la prensa amarilla, en un sitio desconocido y mostrarse como un gran líder de una empresa ‘global’, con toda su ‘grandeza’ pagar a sus empleados salarios dentro de sobres negros y no ofrecer ninguna garantía social. Entonces, ¿cuál es su grandeza? Esto es sólo una falsa ilusión.

Hice mi primera traducción en el 2013 para una organización no gubernamental que contrataba voluntarios, respondí al anuncio y así obtuve mi primera experiencia en este campo. Esto ocurrió hace 8 años. Vaya, eres un profesional, dirán muchos. Pero, ¿qué significa esa palabra para usted? ¿Quién es un profesional? ¿Cuándo llega ese momento, esa transición al nivel de un profesional?

En nuestro tiempo es cada vez más difícil convertirse en una persona memorable y realmente sorprender a los demás. Y sólo el trabajo duro, la autoeducación constante y el infinito seguimiento hacía adelante te ayudarán a llegar a la cumbre.

Durante mi tiempo en Jackson Clark descubrí qué en la era digital existen personas que no sabían utilizar programas como Word o Excel. ¿Es broma?, se preguntarán. ¿Cómo es posible? Me parece que en el mundo moderno esto equivale a no saber prepararse ni una taza de té. ¿Cómo entonces hoy en día una persona que no sabe cómo utilizar Word o Excel puede trabajar en una editorial, agencia de traducción o en cualquier otro lugar?

Pues resulta no ser tan raro. Quiero decir que si usted sabe cómo utilizar Word o Excel pensarán que usted es su esclavo, le darán un montón de trabajos extra para que haga durante las noches y, por si fuera poco, encima le robarán su sueldo. En cambio, a los inútiles, personas ‘sin manos’, que no saben utilizar Word o Excel reciben aumento de sueldo, sólo por el hecho de arrastrarse ante su jefe. ¿Divertido? No, es muy triste.

Las personas inteligentes dudan constantemente, les parece que no saben lo suficiente que necesitan adelantarse, aprender algo nuevo y los idiotas tienen una confianza infinita en sí mismos. Además, no pierden la oportunidad de reafirmar su confianza una y otra vez humillando a alguien. La única diferencia es que una persona inteligente continúa desarrollarse constantemente, su cerebro comienza a pensar en un espacio tridimensional y un idiota, por su lado, es incapaz de pensar; y en caso intentara hacerloresulta ser tan malo y terrible que se podría decir que no piensa.

– Gracias por tu tiempo, Jess. Сomo ya sabes, el proceso de aprobación de la beca es un proceso largo, todo lo que nos queda ahora es esperar. Entonces, te deseo mucha suerte y espero verte de nuevo, muy pronto, dijo Donna con una sonrisa en el rostro.

– Muchas gracias Donna, voy a estar esperando vuestra respuesta, por supuesto, le dije de repente dando una amplia sonrisa.

Continuará…

+ posts

Graduada del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia. En 2022 se graduó de la Facultad de Lenguas Modernas de la Universidad de Varsovia y obtuvo una maestría en humanidades con base en el trabajo titulado "Macondo y sus distintas facetas como un desafío traductológico: el análisis comparativo a partir de la novela de Gabriel García Márquez Cien años de soledad y traducciones al polaco” escrita bajo la supervisión del dr. Aleksandra Jackiewicz.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Especialización científica: estudios literarios y de traducción.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Interesada en: los asuntos sociopolíticos y económicos de España y países latinoamericanos; la teoría y la práctica de la traducción literaria; críticas a la traducción literaria; estudios literarios y práctica de traducción de textos especializados.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.

Top